Por
Diego Terán
Editorial

La oscuridad de Venezuela frente a Emelec en Copa
29/Mar/2019 14:41

 

 

Era una cobertura simple, pero especial. Ir, transmitir y regresar, menos de un día. Suena tan sencillo como sentarse a hablar y describir lo que ves. Porque, literalmente, eso era. Con todo lo que se sabía de Venezuela me embarqué en un viaje que no iba a ser igual a los demás.

 

Barquisimeto es la cuarta ciudad de mayor importancia en Venezuela, cuna del maestro Gustavo Dudamel, director de la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles y hogar del club Deportivo Lara que juega la Copa Libertadores 2019. Una población que gusta del fútbol, pero se apasiona por otros deportes como el baseball y basket.

 

Emelec tenía su debut de torneo continental ante el club venezolano, donde quería olvidar el trago amargo del torneo y asegurar los primeros tres puntos ante un rival, en papeles, accesible.

 

Ya en el avión los jugadores, se divertían. Sentados juntos Mariano Soso con su cuerpo técnico, Esteban Dreer con Marcos Mondaini cerca de Leandro Vega, Nicolás Queiroz y Marlon Mejía con su Nintendo Switch del lado derecho. Por izquierda, un gran grupo con Dixon Arroyo, Ronaldo Johnson, Gabriel Cortez, entre otros. Daniel Angulo y el Candy Crush durante las dos horas y media de vuelo y un Brayan Angulo sentado solo jugando, ocasionalmente, en su celular.

 

Mariano Soso, ya con una hora de vuelo encima, camina por el pasillo donde mira de reojo a sus jugadores, conversa con algunos y da palmadas en la espalda a otros, lo hace durante varias ocasiones. Cuando llega a la parte trasera del avión, donde me encontraba, me saluda cordialmente y me pregunta “¿qué tal el vuelo?”.

 

Llegando, una ligera turbulencia movió el ambiente del avión, que ya se encontraba activado con la música de Gabriel Cortez que mezclaba Trap, Regaetton y Salsa Choque. Brayan Angulo asustado y sin cinturón, rompió una de las mesas pegadas al asiento del aeroplano, lo cual causó la risa de los que nos encontrábamos cerca. Finalmente, aterrizamos en Barquisimeto donde se venía el primero de los cuatro días.

 

Ya en suelo venezolano, tuvimos que esperar casi una hora hasta que las máquinas encendieran y podamos tener los pasaportes sellados adecuadamente. La terminal no recibe aviones comerciales desde hace ya dos años, a excepción de vuelos Charters. Se veía la cara de felicidad de los trabajadores, a los que consulté y me comentaban que no iban al aeropuerto desde hace meses.

 

Emelec se dirigió al Hotel Lidotel, mientras que el resto de la delegación, al Jirahara Hotel, aproximadamente a 10 minutos de distancia en vehículo el uno del otro. Todo esto para mantenerse concentrado y sin distracciones para el duelo copero.

 

Traslado al hotel e inmediatamente a realizar el reconocimiento del estadio. El Metropolitano de Lara, un escenario remodelado para lo que fue la Copa América 2007 y que presenció la magia y goles de jugadores como Javier Mascherano, Lionel Messi, Juan Román Riquelme, entre otros. Un espacio para más de 45 mil almas, imponente, pero descuidado en el interior. Espacios oscuros y sin luz, paredes perdiendo brillo y pintura, vidrios rotos, televisores robados, un área vip que no tendría nada que envidiarle a un baño de gasolinera. Cero lujos pero, en el exterior, una joya arquitectónica que moderniza, en algo, la ciudad.

 

El reconocimiento culminó y hubo descanso para delegación y grupo periodístico, el cual estaba conformado por 20 profesionales. Era jueves y nuestro guía, Ernesto Ibarra, nos llevó a un ‘City Tour’ por Barquisimeto donde conocimos el pueblo de Santa Rosa, la Flor de Venezuela y por último, llegamos al centro comercial Sambil, donde empezaría el calvario porque aproximadamente a las 17h00, en medio del shopping, se apagaron las luces y las telecomunicaciones colapsaron.

 

Al suspiro de “Maduro lo hizo de nuevo” y “este gobierno otra vez”, los dueños de los locales comerciales se concentraron en la entrada de sus tiendas junto con sus empleados para evitar los posibles saqueos mientras que, los escasos guardias de seguridad, trataban de llamar al orden y calma. La falta de comunicación y la imposibilidad de realizar compras, nos llevaron de regreso a nuestro hotel para intentar comunicarnos con gente de Ecuador.

 

 

 

La señal iba y venía, mientras en la ciudad empezaba el caos y el desorden debido a la falta de fluido eléctrico y semáforos apagados. Era complicada la movilización en el bus pero siempre íbamos en resguardo e inconscientemente, con las ventanas cerradas y tapadas. En el hotel no hubo mucho por hacer, salvo un descanso breve.

 

Llegamos al estadio aproximadamente a las 19h00, a dos horas del pitazo inicial. Todo a oscuras pero con un fuerte resguardo policial, debido a que era un compromiso por Copa Libertadores y a puertas cerradas por disturbios en el torneo pasado. Ambos equipos ya en camerinos pero sin saber lo que esperaba.

 

Ya en la cancha, la mitad del reducto estaba apagado. Las luces del escenario deportivo no encendían luego de cuatro intentos. El generador de energía no tuvo suficiente poder. Ambos equipos entrando en calor en la cancha, con algo de oscuridad pero realizando fútbol para poder estar a ritmo ante un posible partido. La voz del estadio notificó que CONMEBOL dispuso de 20 minutos de aplazamiento al inicio. Luego, se dio por suspendido debido a que el árbitro consideró que no se podía jugar, y era bastante obvio. 

 

La molestia era evidente en cuerpo técnico de Emelec, tenían que jugar en Manta ante Delfín por Liga Pro en dos días y no se podían dar el lujo de perder un día de trabajo. Por el otro lado, la delegación venezolana, entre cuerpo técnico, personal de apoyo y jugadores, daban la bienvenida a todos los ecuatorianos y se disculparon constantemente por las molestias en el país. Nosotros, les dábamos la mano con una sonrisa. “No tienen por qué disculparse, esto claramente no es su culpa”, manifesté.

 

 

 

Retornamos al hotel, algo tristes y molestos, por no haber podido volver ese día a Ecuador. Unas personas se acercan y llama la atención un detalle, pagan en dólares todos sus consumos de bebidas y comida. Algo extrañado, pregunté a un trabajador del lugar y me comenta sin mucha sorpresa: “Son hijos de los ‘duros’ del régimen de Maduro (presidente de Venezuela). Ellos no tienen bolívares (la moneda venezolana), ellos solo tienen dólares. No es justo, pero nada podemos hacer”, confesó el hombre.

 

Para la mañana siguiente, el día era confuso. Era complicada la comunicación a Ecuador y prácticamente imposible realizar informes periodísticos, sobre todo en redes sociales. El partido estaba pautado para las 15h00 y hubo tiempo para poder ir a buscar la forma de comunicarse con el país. Junto con un grupo de periodistas, me dirigí al Centro Comercial La Trinitaria, donde Deportivo Lara realizaba su concentración previo al partido.

 

El centro comercial contaba con una pequeña planta de electricidad que ayudaba a que funcionen ciertos locales, pero ninguna telefónica podía proveernos de un chip para comunicarnos, por la falla del sistema y lo imposible que era activarlo. La misión fracasó. Me llamó la atención una familia de tres, con frutas y verduras casi podridas, felices porque la pudieron obtener a casi 28,000 bolívares (aproximadamente 8 dólares en el cambio de aquel día).

 

Preferimos salir de ahí por cuestiones de seguridad y nos dirigimos directamente al Metropolitano de Lara, con tres horas de anticipación, para instalarnos e intentar comunicarnos nuevamente. Llamó la atención en el camino al estadio la fila de casi un kilómetro de distancia con automóviles en busca de gasolina, la cuál era escasa. Ya en el reducto en busca de una forma de comunicación, solo existía una red wifi disponible y no quisieron facilitárnosla. Nos molestó y extrañó un poco la decisión pero la acatamos de igual forma con respeto.

 

¿El partido? Importó poco. Solo se buscaba que termine y regresar al país, el deseo de todos. Un 0-0 que no dejó nada nuevo a lo que habitualmente presenta Emelec y un Deportivo Lara sin brillo. Justo resultado para ambos.

 

La salida del estadio tendría una parada para cenar y recargar energías, saldríamos a las dos de la mañana en ‘papeles’. Hubo cuatro, quizás cinco cambios de horario más, hasta que finalmente nos dijeron “señores, saldremos 7 de la mañana y tendremos que buscar un nuevo hotel”. Nos tomamos un respiro y era el momento de tomar decisiones en grupo.

 

Retornamos al Jirahara Hotel en donde nos tomó por sorpresa que, por un matrimonio, no había cuartos disponibles y solo había una habitación que se desocupaba en media hora. La pedimos para guardar las maletas por seguridad y descansamos en el lobby, ante el enojo del personal y los regaños por descansar en sus sillones.

 

 

Entre el estrés, dolores de espalda y la mala noche, salimos del hotel a las 6 de la mañana y nos dirigimos al aeropuerto para, finalmente, volver a Ecuador. Pero aún nos faltaban más cosas por vivir.


Llegamos y el aeropuerto estaba vacío, sin luces, lo más parecido al Terminal Terrestre de Guayaquil de los años 90. No sabíamos si esperar un avión o solicitar una ‘Reina del Camino’, sin desmerecer el servicio de buses claro está. Esperamos una hora más sentados a que los equipos electrónicos, incluyendo detector de metales y objetos peligrosos, encendiera.

 

Llegaron policías y agentes de la Guardia Nacional Bolivariana a la supervisión, los cuales nos comentaron que no podíamos ingresar debido a que el Agente Antinarcóticos y el perro policía no llegaban al aeropuerto. Situaciones insólitas en un país que pareciera vive 70 años en el pasado.

 

Ya en la sala de embarque, parecía que por fin nuestro periplo llegaba a su fin. Pero, un oficial aeroportuario nos pidió su atención y nos dijo con mucha calma pero frontal: “Lo que falta es un permiso para volar sobre Colombia, si salen ahora y vuelan por ese país, el avión será derribado”, lo cuál causó risas nerviosas entre todos. Holger Matamoros miraba extrañado y con una sonrisa que solo pedía regresar a casa.

 

Nos dejaron subir al avión a esperar dicho permiso. Primero debían subir los periodistas pero Esteban Dreer, con ansiedad y ganas de salir, caminó rápido y fue el primero en subir al avión. Ya sentados, nos dijeron que digitaron un número mal en la placa del aeroplano y por eso no otorgaban el permiso. Un error insólito y que incluso pudo ser mortal.

 

Despegamos y con alivio todos nos despedimos con, probablemente, algo de tristeza de Barquisimeto. No hubo victoria de Emelec, pero sí una experiencia única y diferente. Valorar nuestro Ecuador y lo que tiene es lo que aprendí, uno no sabe lo que sucede Venezuela, hasta que lo vive.

 

Redacción: Diego Terán Jaramillo

 

Twitter: @diegoteran93



1 / 50 / 0

VERSUS

DÉCIMO QUINTA FECHA(FASE CLASIFICATORIA)
Universidad Católica 1-0 América
24-05-2019 | 17h00
Barcelona 2-0 Olmedo
24-05-2019 | 19h30
Fuerza Amarilla 1-1 L.D.U.(Q.)
25-05-2019 | 15h00
El Nacional 1-2 Macará
25-05-2019 | 17h15
Deportivo Cuenca 2-0 Guayaquil City
25-05-2019 | 19h30
Aucas - - - Técnico Universitario
26-05-2019 | 12h00
Mushuc Runa - - - Emelec
26-05-2019 | 14h15
Delfín - - - Independiente
26-05-2019 | 16h30

Pos. Equipo PJ Ptos. GD
1. Barcelona 15 33 18
2. Macará 15 32 17
3. Universidad Católica 15 31 12
4. Independiente 14 30 10
5. Delfín 14 27 9
6. L.D.U.(Q.) 15 22 6
7. Aucas 14 21 -1
8. Olmedo 15 21 -1
9. Deportivo Cuenca 15 19 -2
10. El Nacional 15 18 -2
11. Emelec 14 17 -2
12. Guayaquil City 15 14 -7
13. Mushuc Runa 14 13 -9
14. Técnico Universitario 14 10 -14
15. Fuerza Amarilla 15 9 -21
16. América 15 6 -13

Pos.   Nombre Goles
1. Raúl Becerra 11
2. Michael Estrada 10
3. Fidel Martínez 10
4. Luis Amarilla 9
5. Muriel Orlando 7
6. Jordy Caicedo 7
7. Bruno Vides 7
8. Carlos Garcés 6
9. Sergio López 5
10. Roberto Ordoñes 5
 RESULTADOS SERIE B
DÉCIMA SEGUNDA FECHA(FASE CLASIFICATORIA)
Atlético Santo Domingo 2-1 Atlético Porteño
24-05-2019 | 14h30
Gualaceo 0-0 L.D.U.(P.)
25-05-2019 | 12h30
Clan Juvenil 0-0 Santa Rita
25-05-2019 | 15h00
L.D.U.(L.) 1-3 Independiente Juniors
25-05-2019 | 16h00
Orense - - - Manta F.C.
26-05-2019 | 15h00

 POSICIONES SERIE B
Pos. Equipo PJ Ptos. GD
1. Independiente Juniors 12 28 10
2. Santa Rita 12 25 7
3. Orense 11 22 7
4. Manta F.C. 11 17 8
5. Atlético Porteño 12 17 4
6. L.D.U.(P.) 12 16 3
7. Atlético Santo Domingo 12 15 -2
8. Gualaceo 12 11 -3
9. L.D.U.(L.) 12 8 -11
10. Clan Juvenil 12 1 -23

 GOLEADORES SERIE B
Pos.   Nombre Goles
1. Carlos Andres Soza 6
2. Alexis Domínguez 6
3. Jhon Pereira 4
4. Danny Cabezas 4
5. Daniel Néculman 4
6. Cristhian Cuero 4
7. Tomás Escobar 3
8. Santi Medina 3
9. Nixon Molina 3
10. Mateo Ortíz 3